Imagen de chico conduciendo coche automático.
Consejos para conducir un coche automático
26 abril, 2021
Hombre conduciendo
Amaxofobia: cómo superar el miedo a conducir
25 mayo, 2021
Ver todo

Recomendaciones para conducir sobre nieve de forma segura

Coche circulando por una carretera nevada

Las temperaturas extremas experimentadas en España a inicios de este año, han creado un precedente histórico relacionado a los riesgos de conducir sobre nieve. Ciudades como Madrid, Pamplona y Zaragoza han sufrido nevadas gélidas con temperaturas inferiores a los 30 grados centígrados. Sin embargo, uno de los mayores problemas derivados de la nieve es la mala condición de la viabilidad pública.

Obviamente, no es lo mismo conducir en asfalto que manejar en la nieve, por lo cual es totalmente crucial buscar evitar ciertos errores habituales cometidos por algunos conductores. Como es de esperarse, el exceso de nieve trae consigo molestos inconvenientes como mala visibilidad, el asfalto excesivamente resbaladizo y una falta de experiencia general al momento de conducir un vehículo sobre el manto blanco.

Aunque la base principal de ser un buen conductor parte de haber tomado cursos de conducción con la mejor escuela del país, existen ciertos consejos para conducir con nieve que puedes aplicar para evitar accidentes.

Coche preparado para conducir con nieve

El freno es tu mejor aliado al momento de conducir sobre nieve

Si no quieres que tu coche se deslice por carreteras resbaladizas, lo mejor que puedes hacer es usar el freno de tu vehículo con delicadeza. Por supuesto, no es recomendable aplicar el freno de manera brusca, pues esto puede ocasionar que el coche patine. Además, la humedad provocada por la nieve suele hacer que las pastillas del freno pierdan su eficacia natural.

Recuerda tener las ruedas del coche rectas al momento de frenar, pues frenar con las ruedas giradas ocasiona que pierdas el control más fácil. La borrasca Filomena ha exigido un nivel de concentración mayor en los conductores, sobre todo en cuanto a mantener una trayectoria estable en nuestro vehículo se refiere.

Mantén las luces de tu coche encendidas

Uno de los mejores consejos que puedes aplicar es mantener las luces de emergencia y las luces delanteras siempre encendidas. Ten en cuenta que durante una nevada, la visibilidad se reduce drásticamente. Es posible que otros conductores no puedan observarte claramente si mantienes apagadas las luces, lo cual puede provocar un accidente.

De hecho, el Real Automóvil Club de España recomienda regular la intensidad de las luces de acuerdo a las situaciones ambientales del momento. La idea no es deslumbrar a los otros conductores, sino dar una idea precisa de tu ubicación al momento de transitar por un trayecto nevado.

Coche yendo por una carretera nevada de noche

Aumenta la distancia de seguridad al conducir sobre nieve

Todo buen conductor debe tener nociones espaciales sobre la distancia de seguridad adecuada entre un coche y otro. Dicho esto, en el caso de nieve esta distancia debe ser aún mayor, pues esto nos da la posibilidad de reaccionar ante cualquier situación peligrosa que pueda surgir. Tu vehículo no va a reaccionar con la misma rapidez que en un día soleado, por lo cual es esencial considerar la poca tracción presente durante un tramo resbaladizo.

Además, debemos evitar a toda costa rebasar a otros coches. Los giros bruscos y el incremento de la velocidad son factores que pueden generar imprevistos desagradables. El agarre de los neumáticos se reduce como consecuencia directa de conducir sobre nieve, pues la mayoría de los coches en España no están diseñados específicamente para este tipo de eventos.

Detente siempre que sea necesario

Cuando decidimos conducir en la nieve, debemos estar preparados mentalmente para la fatiga y la tensión que este proceso produce. La concentración es vital para que no seamos víctimas del desespero, especialmente cuando estamos a punto de manejar por un tramo largo. Manejar en el hielo o en la nieve requiere que tengamos mucha más paciencia de la que normalmente tenemos al conducir en situaciones normales.

También recomendamos ajustar la temperatura del interior del vehículo a un promedio de 21 grados. Si subimos la temperatura más allá de este umbral, es muy probable que los cristales se empañen, disminuyendo incluso más la ya de por sí limitada visibilidad.

Consulta frecuentemente las herramientas digitales

Afortunadamente, existen muchas plataformas digitales que pueden darnos una idea sobre el clima que se avecina. Las aplicaciones del tiempo y los medios de comunicación en línea nos pueden dar ideas sobre cómo debemos ir preparados al salir de nuestros hogares. Además, existe una gran comunidad de conductores que comparten sus experiencias en tiempo real con el fin de informar a todas las personas posibles.

Por suerte, muchos entes gubernamentales locales también se dedican a informar constantemente el estado de las carreteras. Nunca está demás recabar toda la información que podamos antes de aventurarnos a conducir durante una nevada.

Es necesario tener en mente que en nuestra escuela de conducción te preparamos para todo tipo de escenarios, incluso conducir sobre nieve. La mejor forma de afrontar las inclemencias del clima es mediante la educación oportuna que nuestro equipo de profesionales puede brindarte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Te ha gustado este artículo? Déjame tu valoración:



This script has expired!
Expiry date: 20200326